Categorías
Sin categoría

¿Cómo superar las rabietas de tu hijo en público?

¿Cómo superar las rabietas de tu hijo en público?

Alrededor de los 2 años, los niños descubren un método para conseguir que los padres cumplan sus caprichos: rabietas en público. Se ponen a gritar, patalear, ofender, tirar cosas, etc. para llamar tu atención, que la gente mire, te de vergüenza y aceptes sus caprichos. Sin embargo sucumbir ante sus manipulaciones solo será dañino tanto para ti y para él, ya que no aprenderá a tolerar la frustración, ni a negociar, y terminará convirtiéndose en un niño malcriado.

Por ello te ofrecemos 8 sugerencias para actuar ante las rabietas y sobrevivir en el intento:

1.- Mantente firme: Es lo más importante, sabemos que es muy difícil cuando está haciendo un escandalo y toda la gente esta mirando, pero es fundamental para lograr un cambio.

2.- Trata de dialogar: Decimos tratar porque cuando el niño entra en su rabieta no suele escuchar nada, pero es importante que te escuche decir que no va a conseguir nada con esa actitud. Si ves que va a comenzar a hacer un berrinche puedes decírselo antes de que inicie.

3.- No explotes: No le grites, ni le pegues ni lo ofendas, si ve que tu te comportas de tal manera, él buscara intensificar su rabieta, además de que mandas el mensaje equivocado: esta permitido gritar.

4.- Prevé las rabietas: Con el tiempo vamos detectando cuales son los momentos, situaciones o lugares donde el niño hace rabietas, busca evitarlos manteniéndolo distraído.

5.- Si es posible déjalo elegir: La mayoría de rabietas son porque el niño desea algo que no tiene, para prevenir estas situaciones puedes preguntarle “¿Qué prefieres?”, dale dos opciones por las cuales el niño se puede inclinar, se sentirá escuchado y limitarás sus opciones.

6.- Sepáralo: Si el niño comienza con una rabieta, llévalo a un lugar aislado, podrás detenerlo de los hombros, inclinarte para bajarte a su nivel y mirarlo a los ojos y decirle que su actitud no es aceptada y no lo escucharás hasta que deje de actuar así.

7.- Por cada NO un Sí: Las rabietas también suelen darse en una respuesta rebelde ante un NO. Si cada vez que le dices que no a continuación le das una o dos opciones válidas que Sí las cosas cambian. Por ejemplo, si el niño pinto la pared dile que NO puede pintar la pared pero que SI puede pintar en su cuaderno. 8.- Respiren los dos y dense tiempo para que se les pase: Las rabietas también pueden ser un modo para desahogarse, recuerda que un niño no tiene el conocimiento ni la inteligencia emocional para desestresarse o tolerar las frustración, por lo cual es valido que le digas a tu hijo que si esta enojado, puede hablar contigo cuando se le pase esa actitud.